sábado, 26 de noviembre de 2011

Albondigas con tomate.


Dedico este post, a Suny Senabre,
Imagino que Suny se sorprenderá, pero cuando termine de escribir este post entenderá el motivo por el cual le dedico estas Albóndigas.
Ayer me encontraba preparando albóndigas, no se me ocurrió otra cosa que hacer un kilo de carne, cuando normalmente hago las que se comen en el día, pues eso, que estaba yo mas o menos ala mitad del proceso, cuando de repente me fije en las que llevaba ya moldeadas, mi sorpresa fue que de las primeras alas ultimas habían ido creciendo progresivamente y ni me había dado cuenta, “lo que hace el cansancio me dije”, en ese momento mire la fuente de carne y ufffff que panza tenia por delante aun, y justo en ese momento, me acorde de suny en sus maravillosos albondigones, que posiblemente con dos habría terminado la tarea de liar y dar forma a mis albóndigas, jajaja, por supuesto que se me fue una carcajada y una sonrisa de oreja a oreja, al recordarlo, y por supuesto me acorde de una gran amiga con la cual ya habíamos comentado este hecho y que también en aquella ocasión nos hizo partirnos de risa, “lo recuerdas 1, jajajaja.
Pues bien una vez finalizado y gracias al detalle que recordé de suny, "por supuesto que termine de hacer mis albóndigas a un tamaño casi perfecto cada una de ellas".
A la hora de prepararlas, como casi siempre con una salsa de tomate, pensé que tendría que dedicárselas a Suny por el buen rato que me hizo pasar en la cocina, albondigones que ella hace tan estupendos, y que por cierto tengo guardada su receta para hacerla en otra ocasión.



Espero que esta anecdota de mi mañana albondiguera os guste.

Saludos a todos los seguidores y especialmente a Suny.





glowtxt.com image

Se vende Cortijo y Finca.